Últimas
Loading...

"No tenía ninguna intención en hacerle daño al candidato"

"En ningún momento fue la intención herir al candidato. En ningún momento, así grave; una leve lesión y la prensa me iba agarrar y tomar en cuenta. Incluso antes de que hablara el candidato quise pasar a hablar. Le iba a decir: ‘Señor licenciado, es un orgullo para mí conocerlo y saber de sus decisiones que tiene con el pueblo mexicano’. Y yo le iba a exponer varios temas", dice Mario Aburto Martínez en su primer interrogatorio luego de que asesinara con un disparo en la cabeza a Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia de la República.

Mario Aburto, el asesino confeso que nadie ha visto desde 1995, aparece en varios videos y grabaciones publicados por la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI): 32 videos y cuatro grabaciones en donde el hombre que cometió el magnicidio el 23 de marzo de 1994 en Lomas Taurinas, Tijuana, se carea con testigos e incluso hace una reconstrucción del crimen a petición suya.

Según Aburto Martínez nunca quiso asesinar a Luis Donaldo Colosio y sólo quería llamar la atención de la prensa para dar a conocer lo que desde hacía ocho años atrás advertía: Que había una amenaza exterior para México.

"No tuve el valor de poder hacer una cosa antes. Yo decía ‘¿qué hago?, agarrar una pistola, puedo herir a Carlos Salinas de Gortari, así puedo decirles a los medios de comunicación lo que estaba pasando en México", declara Aburto.

"¿Desde cuánto decidiste tú este atentado?", se le pregunta. "Desde hace ocho años, tenía 15 años. Yo pensaba en una solución que no fuera la de Chiapas, pensaba con el Presidente, cuando estaba en campaña", responde.

"¿Y no se llevó a cabo?", le revira su interlocutor. "No, porque creí que por la edad estaba equivocado", dice.

Mario Aburto refiere que antes de dispararle a Colosio Murrieta, pensó en atentar contra Salinas de Gortari cuando era candidato a la Presidencia de la República.

"¿En qué actos estuviste tú?, le preguntan. "No voy a cooperar con eso", contesta.

Aburto reitera en varias ocasiones en esa primera declaración: "Nunca le he tenido miedo a la muerte".

Y afirma: "No tenía ninguna intención en hacerle daño al candidato; grave no, sólo herirlo, pero cuando alcé el arma alguna persona me movió, me aventó".

LA DESCLASIFICACIÓN DE LOS VIDEOS

Mexicanos contra la Corrupción y la impunidad logró la desclasificación del expediente que se abrió para investigar el crimen de Luis Donaldo Colosio. Con ello, la organización tuvo acceso a 12 cajas de evidencia que, de acuerdo con Laura Sánchez Ley, se encuentran desde hace 25 años en un juzgado en el Estado de México, en un cuarto polvoriento y húmedo; en "condiciones deplorables".

Las cajas contenían además de fotografías, el libro de dibujos de Aburto Martínez y negativos que quizás ya no sirvan, 300 videocasetes, de los cuales se seleccionaron 32.

En los videos publicados hay acercamientos del momento en el que Luis Donaldo Colosio recibió el balazo en la cabeza, filmaciones tomadas por personas que acudieron al mitin ese día en Lomas Taurinas, careos entre Aburto Martínez y los escoltas del candidato, un testigo que asegura escuchó decir: "Mátalo, mátalo" antes de la segunda detonación, un careo del asesino con su novia Graciela y una reconstrucción de la escena del crimen realizada a petición de Mario Aburto.

Además se publicaron cuatro audios: El careo de Othón Cortés Vázquez y Jorge Romero, supuesto testigo del crimen, el audio original de la llamada que recibieron los policías que informaba sobre el atentado al candidato, una grabación en donde los policías interrogan a Mario Aburto unos minutos después de detenerlo y ofrecen llevarlo con una persona que Aburto pedía en la Ciudad de México y un audio en donde el asesino asegura que sólo quería herir a Colosio para llamar la atención de la prensa.

ABURTO NIEGA EL SEGUNDO BALAZO

Uno de los videos publicados es sobre el careo entre Mario Aburto y Alejandro García Hinojosa, escolta de Luis Donaldo Colosio.

García Hinojosa acusa al inculpado de disparar el segundo balazo que hirió el abdomen del candidato y que de acuerdo con la autopsia dada a conocer hace unas semanas, no comprometió ningún órgano de Colosio y fue el disparo en su cabeza el que lo mató.

En la grabación Mario Aburto se muestra tranquilo e interroga al testigo: "Si sabía usted, señor Hinojosa, de que todos los demás testigos han dicho de que el segundo disparo se oyó más despacio que el primero; incluso, el segundo disparo se oye más despacio, siendo así dudoso lo que usted pretende hacer creer".

"Le exhorto de la manera más atenta de que se conduzca con verdad. Créame que todos se lo vamos a agradecer, siempre y cuando no siga entorpeciendo esta investigación", le dice Aburto.

El escolta le contesta: "No sabía que los demás habían escuchado el segundo disparo más quedo; ¿si tengo una finalidad? No existe ninguna finalidad. Para mí los dos disparos fueron los mismos, después del segundo disparo quedó con el arma en la mano".

Aburto Martínez revisa sus notas en un cuaderno, tranquilo formula sus preguntas: "Según usted yo estaba apuntando hacia abajo?, ¿qué distancia tenía al momento del segundo disparo?, ¿cómo iba vestido el día de los hechos?", cuestiona .

En un segundo video Mario Aburto se carea con Fernando de la Sota, ex agente de la Dirección Federal de Seguridad (DFS).

Aburto afirma que quizás Fernando de la Sota mintió en la reconstrucción de los hechos, para ocultar a la persona que hizo el segundo disparo "y esta persona tal vez lo hizo confundiendo a la persona que había hecho el disparo y por ese motivo le hicieron el disparo al licenciado Colosio".

"Usted, ¿por qué cree que le hayan hecho el segundo disparo?", le pregunta Aburto.

"Tú se lo hiciste. Yo te vi perfectamente, tú lo hiciste", le contesta Fernando de la Sota alterado.

Aburto Martínez le revira: "¿Por qué me torturaste?, ¿por qué me desviaste el tabique?, ¿me torturaste o no me torturaste?, ¿por qué el general que estaba a 80 centímetros no me vio?".

Aburto Martínez es preciso, exige que se asiente en actas exactamente lo que dice y solicita que le lean el párrafo para ver si quedó bien escrito. Incluso pide cambiar una palabra que dijo y que no le parece la más adecuada.

"La persona que me detuvo fue el señor Mayoral y no usted. Y le voy a demostrar señor de la Sota que ha habido personas que han hablado muy mal de usted, que pertenecieron a la PGR, que lo conocieron a usted y ellos dicen que usted es una persona en la cual no se puede confiar plenamente porque usted tenía antecedentes penales y creo que relacionados con el narcotráfico", le dice a Fernando de la Sota.

QUE SE DISPARÓ

POR ACCIDENTE


Uno de los videos quizás más reveladores es la reconstrucción del crimen realizada por Mario Aburto a solicitud suya, debido a que acusó que la de las autoridades estaba mal hecha por algún motivo.

En la recreación Aburto se mueve con naturalidad, pide que le tomen fotos a la secuencia de sus movimientos y solicita a las personas que se encuentran en el lugar para apoyar tomar el sitio que tuvo Luis Donaldo Colosio, sus escoltas y otras personas aquella tarde en Lomas Taurinas.

Mario Aburto le voltea la cabeza a quien toma el lugar de Colosio para que la escena sea lo más parecida a la verdadera. Incluso deja claro que necesita fotografías precisas, pues de lo contrario se vería "en la penosa necesidad de repetir".

En su narración de los hechos, Aburto Martínez afirma que una persona le golpeó una pierna y que al doblarse del dolor su mano subió con el arma en dirección a la cabeza de Colosio y se le disparó sin siquiera saber a quién le había dado el tiro.

"Mi pie se dobla, está por caerse el arma, como va cayendo y va subiendo el arma. Al tiempo que voy inclinando, se va subiendo el arma y mi vista la tengo inclinada hacia abajo porque voy a caer, busco apoyarme, queriendo hacer un movimiento hacia alguna persona, no logro detenerme y al no soportar dolor tan fuerte en mi pierna, se activa el arma", narra.

Y sigue: "No logro ver a quién le pegó, ni siquiera me di cuenta si había salido de mi arma o no, quedo totalmente aturdido, no logro ver absolutamente nada: A quién le pegó, si alguien cayó, se me borra la vista".

Se describe como persona recta

El asesino de Colosio asegura en una de la grabaciones que no está mal de sus facultades mentales, que es una persona recta, que no consume drogas, dedicado a su trabajo y a su familia.

"No tenía la intención de dañar a la persona que estaba frente a mí, que ni siquiera sabía quién era… en ningún momento había pretendido yo disparar contra el licenciado. Si una persona, me imagino yo, hubiera querido hacerle daño al licenciado, hubiera agarrado el arma con las dos manos y le hubieran descargado toda el arma", dice.

En todos los careos publicados y en las grabaciones, para Mario Aburto el candidato presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta siempre fue el "licenciado", el hombre al que se dirigió de usted, con respeto y que cuyo magnicidio fue un accidente. Siempre tranquilo sólo se dobló en el careo con su novia Graciela, una menor de edad, a quien acusó de decidir entre él y su familia. Fue el único momento, en los videos, donde el asesino del candidato presidencial se quebró y lloró.
Share on Google Plus